Es de noche


Van caminando, no ven casi nada. De a ratos, ella enciende su celular para ver a Juan, que va adelante.

Volvamos, Juan. Tengo miedo.

No te preocupes, dice Juan y se detiene. Ella tropieza con él, la oscuridad es total. Se ríen y se buscan, se tocan, sus bocas erran un instante hasta que se encuentran en un beso.

Tengo miedo, Juan, susurra ella.

Es de noche, nada puede salir mal, dice él, mientras mete su mano por debajo de la pollera.

Juan, susurra ella.

Es de noche, repite él, y sigue haciendo.